Corte Suprema ordena a Municipalidad de Cauquenes indemnizar a hijo de paciente que falleció por entrega errónea de medicamento

0
22

La Corte Suprema confirmó la sentencia que condenó a la Municipalidad de Cauquenes a pagar una indemnización de $50.000.000 (cincuenta millones de pesos) al hijo de paciente que murió debido a que recibió un medicamento no recetado, en un consultorio de la ciudad.

En fallo unánime (causa rol 36.816-2017), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Sergio Muñoz, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz y los abogados (i) Jorge Lagos y Juan Eduardo Figueroa– confirmó la sentencia que condenó al municipio por la falta de servicio al entregar medicamento equivocado a Amanda Margarita Muñoz Villagrán, quien sufrió lesiones graves gravísimas que, posteriormente, le causaron la muerte por el error en el despacho de la receta.

“En la especie Patricio Bogdano López Muñoz ha intentado una acción de indemnización de perjuicios en contra de la Municipalidad de Cauquenes, alegando que ésta incurrió en falta de servicio, que se tradujo en que su madre, doña Amanda Margarita Muñoz Villagrán, sufrió lesiones graves gravísimas, y la hace consistir en que Miriam Isabel Muñoz Carrasco, funcionaria de la Farmacia del Consultorio de Salud Familiar de Porongo, dependiente de la Municipalidad de Cauquenes, le suministró un medicamento equivocado que a la postre le causó la muerte. Al respecto precisa que el 20 de mayo del año 2009 Muñoz Carrasco le entregó tres sobres que contenían el medicamento glibenclamida, en circunstancias que, según la receta de la médico tratante, debía proporcionarle diclofenaco sódico, amoxicilina y clorfenamina, y añade que tal medicamento erróneamente proporcionado produjo a su madre un daño neurológico grave que la mantuvo en coma por más de un año y cinco meses, circunstancia que se mantuvo hasta su muerte, ocurrida el 10 de noviembre de 2010”, sostiene el fallo.

Resolución que agrega: “Dicha acción fue acogida considerando que la Municipalidad incurrió en falta de servicio, al tenor de lo prescrito en el artículo 152 de la Ley N° 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades, en tanto actuó en forma deficiente en el ejercicio de sus funciones. En tal sentido dejaron asentado que, aun cuando recaía sobre la demandada el deber de adoptar las medidas organizacionales y de control necesarias para otorgar los servicios de salud en forma segura e idónea, no lo hizo, omisión que devino en un hecho inexcusable por el que debe responder”.

“En este sentido los sentenciadores dieron por establecido que la prestación de salud materia de autos no se realizó con un mínimo de diligencia y cuidado, desde que la funcionaria encargada de la sección farmacia no verificó que el medicamento que estaba entregando fuese el mismo que había recetado el profesional de la salud, a lo que agregaron que el consumo del remedio proporcionado por error causó en la usuaria un daño neurológico irreparable, que significó que perdiera la conciencia hasta que falleció, en el mes de noviembre del año 2010”, concluye.

Comenta

Comentarios