El enigma del zurdo

0
75

Desde que el hombre dio su primer salto evolutivo pudo bajar del árbol empleando la mano derecha.  Aquella pose lo llevo a orientar su cuello para observar si algún depredador lo acechaba, y en trascurso de un instante sumarse nuevamente a la rama del árbol impulsado con la mano derecha.  Así, la evidencia sostiene que desde épocas prehistóricas el hombre ha empleado armas paleolíticas y herramientas agrícolas para ser empleadas por diestros.  De la misma forma lo anterior se refuerza con dibujos encontrados en las paredes de las cuevas y tumbas egipcias las cuales muestran jeroglíficos de personas empleando la mano derecha en sus quehaceres.  Sin embargo los estudios que han identificado como ciertas personas han utilizado la mano inversa por una u otra parte en determinadas situaciones debido a su rasgo distintivo o preferentemente han sido las excepciones, y en su mayoría uniformes al número que ocupa la mano derecha. 

A partir de la edad media, con una iglesia poderosa en Roma, los zurdos fueron considerados por los inquisidores personas siniestras y demoniacas. Durante el siglo XIX los científicos argumentaban que la ubicación asimétrica de los órganos, tales como el hígado, situaba el centro de gravedad del cuerpo ligeramente hacia la derecha de la línea media, por esto los seres humanos podían balancear mejor con el pie izquierdo el cual dejaba libre la mano derecha que con el tiempo desarrollaría más musculatura.  Sin embargo esta idea no explica;  ¿Por qué un porcentaje significativo de la población usa la mano izquierda, a pesar de la presión ligera o a veces latente al patrón diestro característico de la gran mayoría? y ¿en qué difieren los zurdos de los diestros?

Los zurdos y los diestros difieren en el nacimiento y en los factores ambientales. Con esto quiero decir que el uso de las manos es hereditario, tal como el color de los ojos, el grupo sanguíneo y la constitución orgánica general.  Aquí serán los genes que desempeñaran un papel muy determinante en el uso manual de las cosas. Los zurdos como los diestros no son especiales, ni tampoco diferentes, son determinados por su genética y dicha determinación se acentuará por factores ambientales en su crecimiento.   

Estos factores cuando están presentes, hacen diestro a un individuo, pero cuando están disminuidos conciben a un individuo zurdo. Asimismo el uso de la mano derecha como izquierda está relacionado, de manera muy compleja, con la distribución de funciones entre el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho del cerebro.  En definitiva no son especiales, tampoco diferentes ni menos superiores, el enigma del zurdo tal como el diestro es su futura  formación cívico-socio-profesional alcanzada por una educación de calidad, con esto quiero decir, que sea una persona integra, un buen ciudadano que respete la democracia y el medio ambiente.  

Héctor Cruzat Núñez
Profesor: Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

Comenta

Comentarios