El Papa Francisco en Chile, una realidad evangelizadora o una realidad que incómoda

0
40

Los medios de comunicación tanto digitales y escritos han señalado que la sociedad chilena no está conforme con la visita del Papa Francisco. No es tan alarmante aquel panorama que nos retratan dichos medios, ya que en materias religiosas hay que pensar que cada individuo ha elegido un camino más libre, ateo y distante a los dogmas de la Fe Católica, y mientras algunos han sido más radicales alejándose completamente, otros en cambio han adoptado una Fe a su manera.

Lamentablemente aquellos que niegan de la cristiandad y de la visita de aquel líder religioso su panorama contempla una doble mirada, ya que estos no niegan garantías fundadas tras una historia de asistencia social cultivada por el Catolicismo, porque independientemente de lo que hagan y de lo que harán forman parte de la identidad cristiana occidental que fue construida tras años de nuestra tradición.

            De esta manera hay valores como el respeto, el dialogo y la justicia que se fundamentan en torno a la historia de la cristiandad democrática, pues si, en nuestro Chile, sinónimo del Estado de Derecho romano desde Constantino el grande hasta su disolución, se fortalecen dichos valores. No obstante, sumándome a lo que piensa y ha cimentado Axel Káiser en su libro “El Papa y el Capitalismo” sobre que Francisco posee una visión social y política que proviene de una tradición peronista populista, cabe señalar que por aquella visión ha negado valores fundados desde las bases filosóficas de la cristiandad cuando señala e imite comentarios sobre la situación de la nación venezolana, creyendo en una oposición dividida completamente contra el gobierno dictador de Nicolás Maduro.

 A razón de lo anterior no es contradictorio pensar que su visita fue suerte justo al término del gobierno de Michelle Bachelet, una excusa a su proclamación o una mejor manera de terminar su mandato. La suerte es que su visita es para apoyar las ideas de un socialismo del siglo XXI, que al igual que de principios del siglo XX con Marmaduque Grove que proclamaba un sistema socialista populista de gobierno en Chile su visita no es por arte de magia, ni tampoco un llamado de la Machi Celestino Cordova. De tal manera cabe pensar y razonar que para los católicos es una realidad evangelizadora, media medieval con tintes ideológicos de la teología del pueblo en donde se denuncia la injusticia estructural dejada por el capitalismo, pero para los más desintegrados y desinteresados es una realidad incomoda, que para algunos es insólita con $4.000 millones de pesos o más gastado en su visita, aquellos se tendrán que preguntar; ¿en que se gastará dicha cantidad de plata? O si lo miramos bajo los principios filosóficos de Francisco ¿se beneficiará la iglesia o los más desposeídos?

Héctor Cruzat Núñez

Profesor: Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

Liceo Antonio Varas.

 

Comenta

Comentarios