El primitivo Hospital de Cauquenes

0
540

El primitivo hospital de Cauquenes fue construido en la primera mitad del siglo XIX, merced, en su mayor parte, a donaciones de vecinos. La ubicación del edificio, en el lugar más alto de la ciudad, fue siempre motivo de discusiones. Este inmueble se vino abajo – como casi todo lo edificado – en el violento terremoto de 1939 que costó más de treinta mil víctimas, según cálculos conservadores. En esa época era Director el Dr. Justiniano Zapata.

Figura decisiva en la reconstrucción del hospital que hoy se demuele, fue el Dr. Sótero del Río Gundián, hijo ilustre de Cauquenes.

(Carta aparecida en el Diario El Maule)

En la opinión de periodistas de Santiago que visitaron Cauquenes en esos días, el centro asistencial estaba entre los más dotados y eficientes del país.

La reconstrucción fue motivo de discusiones y polémicas. Se dio como eventual lugar para su ubicación al terreno que ocupaba el también demolido convento de San Francisco. La sugerencia es rebatida por el cronista de El Mercurio Carlos Montero Varas, famoso en la época por el seudónimo MONT-CALM, quien expresa que ese hospital era uno de los mejores ubicados en el mundo, solo comparable con uno similar en Bélgica.

En definitiva, el hospital se reconstruyó en el lugar donde se encontraba, hasta que el terremoto del pasado 27 de febrero puso fin a su vida al servicio de miles de pacientes.

Uno de los directores dignos de recuerdo, es el Dr. Francisco Meza Fernández (Cauquenes 1848 – 1930).

Se graduó en 1877 en la Universidad de Chile. Fue condiscípulo del Dr. Luís Orrego Luco, entre otros destacados facultativos.
En 1872 – y siendo aún alumno – se distinguió en el combate al cólera y la viruela, por lo cual el Cuerpo Médico le otorgó una medalla “por sus valiosos servicios”.

De vuelta en Cauquenes, ejerció su profesión hasta 1896. Fue administrador del Hospital de Cauquenes y más tarde designado Director del Instituto de Sordomudos de Santiago.

Fue Alcalde de Cauquenes e Intendente del Maule. Electo diputado por Linares (1882-1885) y por Cauquenes y Constitución (1894-1897) Su muerte fue un duelo para el Maule y la medicina chilena, como lo demuestran las crónicas de prensa de la época.

Comenta

Comentarios