Masiva despedida en Cauquenes a conocido vecino Ramón Clemente Leiva

0
32

Como pocas veces en el último tiempo el templo de San Alfonso copó sus dependencias con la presencia de cientos de personas que participaron en la despedida terrenal de los restos del conocido vecino, ex funcionario municipal, Sr. Ramón Clemente Leiva durante la misa y posterior funeral que se efectuó poco antes del mediodía del domingo 17 recién pasado.

Al término de la ceremonia religiosa, representantes de varias instituciones usaron de la palabra para tributar el postrero homenaje al extinto, entre ellas a nombre de la Asociación de Funcionarios Municipales de Cauquenes lo hizo la señorita Marina Figueroa cuyo texto es el siguiente:

“El ciclo de la vida que compartimos con todos los seres del universo, tiene un inicio, un desarrollo, una cúspide, un descenso y una finalización. Hoy se ha cumplido el ciclo vital de un entrañable compañero, y un “buen hombre”; Decimos esto no porque las circunstancias lo ameriten, sino porque así lo demostró durante su vida laboral, familiar y relacional don Ramón Clemente L. quien inicia otro ciclo de vida, puesto que en el universo nada se extingue, solo se transforma. Este ciclo para los que parten, es maravilloso, ya que para ellos no existen las limitaciones que significa tener un cuerpo físico.

Así lo deben comprender los familiares y amigos, quienes al dolor de la partida de su ser querido, deben también considerar el bien estar que este está experimentando, en esferas desconocidas para nosotros, pero no por esto menos ciertas. Todas las religiones y la ciencia actual, nos demuestra la existencia de todo un mundo inexplorado, no visible ante nuestros ojos, al cual lo rige la Ley del Amor, y por ende la Felicidad. No tengamos duda, entonces, que don Ramón Clemente. esta feliz, ya que cumplió bien su misión aquí en la tierra. No tengan duda alguna, sobre todo sus familiares, de que cuando necesiten de su asistencia, aunque sea para las cosas más triviales, el se comunicara con ustedes para proseguir con su labor desde el otro lado, con los medios que tiene a su disposición; Sueños, coincidencias, inspiraciones y una serie de manifestaciones que podrán captar solo quienes bien lo conocían.       

Don Ramón Clemente. Se inició laboralmente en la Ilustre Municipalidad de Cauquenes, como Administrador del mercado municipal  y Ferias Libres de Cauquenes, pasando después a la Dirección de  Departamento de Administración y Finanzas, desempeñándose como encargado de Patentes Comerciales, de las planillas de remuneraciones de los funcionar y la subrogancia de la dirección.  Siempre destacó por su responsabilidad, siendo el primero en llegar, aunque su grupo laboral, conjuntamente con él, hubieran tenido una distendida noche, de esas tan entrañables, sobre todo por los “Clubes de Toby” de la generaciones precedentes. Muy popular entre sus compañeros de trabajo por liderar las celebraciones e hitos importantes, que todo Cauquenino respeta. El patentizó la frase de “pagar la cota”, la cual era sagrada antes de iniciar el proceso de celebraciones.                                                         

Destacó en la Vida Gremial, ocupando cargos directivos durante varios períodos, bajo los cuales se empezaron a incubar la Ley de Bienestar del Personal, la Ley de Incentivos y otras leyes que ahora son una realidad y de las cuales se beneficia los Funcionarios Municipales.  El fue un dirigente activo y participativo, por lo que sus aportes, sumados a los de muchos otros dirigentes contribuyeron para la consecución de los logros actuales. Rescatamos también de quienes lo conocimos, su caballerosidad, la que era infranqueable respecto al sexo femenino. Alegre, y bueno para compartir, derrochaba alegría y buen humor en su entorno laboral y de amigos. Últimamente como miembro del Club de Adulto Mayor “Los Otoñales” compartió su alegría y sentido del humor viajando a numerosas partes del país.

De lo antes dicho se desprende, que un hombre así, tiene que haber sido el faro de su hogar, con sus mismas cualidades, apoyando a su esposa, después de que jubiló y tener más tiempo libre en actividades de rubro comercio, ligado a la empresa familiar de ésta.. 

Por esto agradecemos el día de hoy, todo el legado que como funcionario público nos dejó.

Dejemos nosotros ahora, como dice el poeta Amado Nervo que sus ojos descansen en los verdes prados de la paz que se restañen las heridas de sus pies cansados en los brazos del creador; en la confianza que no existe otro lugar donde pueda estar mejor.

Don Ramón… no ha muerto, solo ha tomado un tren delantero, hacia la estación donde todos más temprano que tarde llegaremos, y donde nos encontraremos y reconoceremos. Por tanto él seguirá siendo siempre un faro de luz para todo nosotros.

Querido y recordado colega llévate contigo nuestros agradecimientos y nuestros más fervientes deseos  que halles la felicidad como te la mereces en la morada que te encuentres. Que tu regreso al hogar sea celebrado en los cielos como la del hijo pródigo. Nosotros desde aquí nos unimos a la comparsa.

Don Ramón… descansa en paz.”

Comenta

Comentarios